Yucatán México: Mi diario de viaje – Parte I

Yucatán México. Uno de los regalos más bellos e inesperados que he recibido recientemente fue un viaje. Y no cualquiera: Una semana entera en México, a saber, el descubrimiento de la península de Yucatán. Junto con otros bloggers e influencers, amigos y desconocidos, pasé siete días en un verdadero paraíso. Todavía sueño con hundir los dedos en la suave arena y nadar en las aguas cristalinas … He visto tantas maravillas de la naturaleza que decidí dividir el post dedicado al viaje en dos partes: la primera está aquí!

 

DÍA 1: CELESTUN

 

Partimos del aeropuerto de Malpensa (la única de la que un vuelo directo desde Italia a México) en torno a 15:30 para llegar a destino alrededor de las 21:00  hora local. El vuelo es bastante largo, doce horas más o menos. Sin embargo, resultó mucho menos pesado de lo que esperaba: de hecho, viajé en clase Business, lo recomiendo absolutamente si estás planeando un viaje largo.

Si reservas con mucha antelación puedes encontrar buenos precios, sin ni siquiera tener que gastar mucho más que un asiento en clase económica! A nuestra llegada estaba esperando el muchacho que se convertiría en nuestro guía  durante todo el viaje, Josué, listo para llevarnos a nuestro hotel. Después de aproximadamente una hora en coche llegamos al hotel Xixim, en Celestún.

 

Este artículo te puede interesar Xixim, ecoturismo y confort en un mismo concepto

 

 

Las fotos de la habitación en la que me quedé hablan por sí mismas! El hotel Xixim  está totalmente (respetando el entorno ) inmerso en la reserva natural de Celestún. Aunque ya era de noche nos dimos cuenta al instante. Sólo en la primera noche, en la terraza apareció un mapache: Yo salí a fotografiarlo  pero el decidió entrar en la habitación, probablemente en busca de comida! Nunca había visto un mapache tan cerca y literalmente me enamoré!

Frente de las habitaciones se encuentra la playa, se puede llegar fácilmente a pie. El agua del Golfo de México es de color azul brillante, la arena es blanca, literalmente sembrado de conchas gigantes. Y si eres muy afortunado incluso se pueden ver pelícanos volando en el cielo, mientras que están en busca de peces en el mar. Un verdadero espectáculo de la naturaleza!

 

Hola Mexico ????? @Yucatanturismo #VisitYucatan #YucatanVenPorTodo #HotelXixim #everywherelaura

A photo posted by Laura Comolli (@lauracomolli) on

 

Al día siguiente de nuestra llegada no podía esperar más para ir a la playa. Entre un paseo y un poco de relax en las hamacas, que se colocan cuidadosamente con vista a la  costa, pasamos la mañana. No podía esperar nada  mejor: ¡soñaba con volver a vivir el verano!

 

 

Alrededor del mediodía empezamos a explorar la Reserva de la Biosfera Ría Celestún, donde nos esperaba un hermoso viaje en bote. Vimos flamencos salvajes en su entorno natural (lo suficientemente cerca, pero no demasiado, porque nos dijeron que las personas los asustan) y el manglar, poblado por sus coloridas aves. Esta área protegida es muy interesante desde el punto de vista del paisaje y la naturaleza … ¡nunca había visto nada como esto antes!

 

 

Después de un almuerzo frente al mar con base en tacos y nachos, volvimos al hotel. El sol se ponía y el agua estaba tan caliente, que  decidí volver a disfrutar de un buen baño!

 

 

El día concluyó con una excelente cena de pescado en el Hotel Xixim.

 

DÍA 2: MERIDA

 

En la mañana del segundo día era libre y, después de haber empacado (por la tarde iríamos  a un nuevo destino), tuve la oportunidad de dar un paseo en la playa. Había extrañado mucho el  mar desde el verano, y este tenía un color realmente sorprendente: ¡imposible resistirse a su llamada!

 

 

Poco antes del almuerzo nos fuimos a la capital de Yucatán, Mérida. Primera parada: paramos para almorzar en el Restaurante La Chaya Maya La Casona. Ahí vi a las cocineras en acción, mientras preparaban los tacos que más tarde me comí! ¡Delicioso!

 

 

Después del almuerzo empezamos nuestra visita a Mérida, una ciudad preciosa y muy colorida. El estilo colonial es evidente: caminamos a lo largo de su calles a través de pequeñas boutiques y galerías de arte hasta llegar a la catedral. En general, tengo que decir que es muy limpia y ¡me sentí muy segura caminando por las calles!

 

Baby blue ? @yucatanturismo #VisitYucatan #YucatanVenPorTodo #eveywherelaura

A photo posted by Laura Comolli (@lauracomolli) on

 

Alrededor de las seis de la tarde iniciamos un viaje de aproximadamente una hora en coche hacia el sur, para llegar al Hotel Hacienda Temozón. Mi habitación era realmente espectacular: también en este lugar  había una hamaca … Un verdadero must de cualquier descanso en México, particularmente en Yucatán, dejar transcurrir el tiempo acostada en tu propia hamaca: ¡Me encantaría tener una en mi casa en Italia!

 

 

Este es el hotel donde mejor comí: los platillos eran muy buenos y con atención a cada detalle, así como el servicio. Un lugar que te atrapa desde el principio y que permanecerá para siempre en tu corazón!

 

 

?????? @zalando #zalandostyle #mexico #everywherelaura

A photo posted by Laura Comolli (@lauracomolli) on

 

 

DÍA 3: Uxmal

El tercer día nos despertamos muy temprano porque estábamos esperando un viaje de 45 minutos en coche para llegar a la zona arqueológica maya de Uxmal. Pero antes, el desayuno en la Hacienda Temozón con vistaa a la piscina!

 

 

Uxmal, que ha sido declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, fue uno de los asentamientos mayas más importantes de Yucatán. Ahora se puede ver que sus ruinas, se han convertido en el hogar de las iguanas! El sitio está impregnado de forma inesperada por el silencio, la paz y la tranquilidad. Los turistas, de hecho, se pueden contar con los dedos de las manos. Creo que la tranquilidad del lugar se refleja hasta en las fotos que tomé: ¿Qué opinas?

 

 

 

En el camino de regreso al hotel nos detuvimos a almorzar  en la Hacienda Ochil… ¡obviamente tacos! Delicioso, incluso tienen una pequeña tienda de productos típicos!

 

Este artículo te puede interesar Uxmal, la casa de la lluvia de los mayas

 

 

Después del almuerzo regresamos a la Hacienda Temozón y nos relajamos un par de horas en la hermosa piscina! Última cena y la última noche en la Hacienda, antes de partir hacia nuevas aventuras…