La Carbonera, un secreto guardado en Chuburná Puerto.

En el año de 1988 el huracán Gilberto azotó la península de Yucatán fuertemente, al grado de conectar la laguna con el mar a través de una estrecha boca que hasta ahora permanece abierta entre Chuburná Puerto y Sisal, a este pequeño paraíso se le conoce como La Bocana Carbonera.

La Carbonera está rodeada por manglares, extensiones de la sabana yucateca y contiene varios petenes (nombre maya que designa las isletas o masas circulares de árboles que crecen en las áreas cenagosas) que en conjunto crean un hermoso paisaje que posee una abundante diversidad biológica como plantas, peces, aves, reptiles y mamíferos que encontraron un sitio idóneo para vivir en esta franja de territorio relativamente pequeña con una extensión de cinco kilómetros cuadrados.

Al visitar la Carbonera podrás disfrutar de un intrépido recorrido en kayak, paddle board o un divertido paseo en lancha mientas observas el atardecer, quién podría resistirse a tan bello y natural espectáculo.

View this post on Instagram

Friday with God ✌🏼️

A post shared by Paloma Ortiz (@paloortiz) on

Además de esto podrás explorar los manglares, visitar el ojo de agua Dzul-Ha con frescas y bellas aguas cristalinas, acampar y por supuesto disfrutar de la gran diversidad de aves de la región como garzas, pelícanos y flamencos.

View this post on Instagram

De excursión🐊

A post shared by Mishu (@micheliinee) on

share post to: