Hamacas yucatecas… cuando descansar es un arte

En Yucatán se acostumbra usar la hamaca para descansar durante el día, para dormir la siesta o como lecho durante la noche; está presente en prácticamente todas las casas. Esto se debe a que es fresca y muy cómoda; elaborarla es un arte y forma parte esencial de la vida diaria.

Su nombre viene del haitiano, hamac, que significa árbol y a pesar de su origen antillano fue rápidamente adoptada en Yucatán luego de la conquista y desde entonces su confección ha venido perfeccionándose.

Una publicación compartida por Taller Maya (@tallermaya) el

En un principio las hamacas eran fabricadas usando cordeles gruesos de henequén y posteriormente se usaron otras fibras  como el cáñamo hasta llegar a la hamaca de hilera; es la más fina que se teje en Yucatán; se urde con un hilo de algodón o de lino.

Una publicación compartida por Taller Maya (@tallermaya) el

Para su confección primero se urde la hamaca en un bastidor que consta de dos largos palos de madera, colocados paralelamente a una distancia de metro y medio o dos metros, según el tamaño que se quiera dar a la hamaca.

Posteriormente se rodean estos palos en una madeja, se toma una aguja labrada en madera fuerte o en hueso y se comienza a entrecruzar éste con los hilos de la urdimbre y poco a poco se va formando la trama, se teje un borde para formar la orilla de la hamaca.

Una vez terminada de tejer la hamaca con todo y sus bordes, se le ponen los brazos, que consisten en una serie de hilos que se anudan en los extremos haciéndose con el mismo hilo una especie de argolla en forma de pera.

En la actualidad es posible encontrar hermosos trabajos en mercados y tiendas especializadas en todo el estado, son urdidas a mano por mujeres y hombres que trabajan urdiendo hamacas como una tradición.

 

share post to: