Cinco zonas arqueológicas que no deberías perderte (y que no son Chichén Itzá)

1 Kabah

Kabah, la “Mano Poderosa” es una de las pocas ciudades del antiguo Mundo Maya que conserva su nombre original (aparece una mención de esta en el Chilam Balam) y es una de las más enigmáticas y hermosas zonas arqueológicas en Yucatán.

Kabah no ha sido completamente restaurada así que además caminar entre suntuosos edificios puedes también aventurarte en la selva y descubrir imponentes edificaciones aún escondidas entre la maleza… ¡una aventura que no vas a olvidar!

2 Sayil

En la llamada “Ruta Puuc”, junto con Kabah, se encuentra Sayil una imponente ciudad que en su momento fue habitada por miles de personas y que incluye en su trazo original otros asentamientos, aún sin explorar, como Sayil-Sodzil, Xcavil de Yaxché, Chac y la Gruta de Chac.

El Puuc es un estilo arquitectónico similar al barroco en su complejidad y belleza, ver emerger sus hermosos edificios entre la maleza mientras caminas por la selva es algo que no te deberías perder.

 

3 Labná

La tercera de las ciudades de la Zona Puuc en esta lista te sorprenderá con su belleza… Junto con Uxmal sayil y Kabah forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y cuando la vistes estarás totalmente de acuerdo con esto.

“Casa Vieja” es un extraordinario ejemplo del arte llevado a la vida diaria; la belleza y complejidad de sus edificios en medio de la selva yucateca, rodeados de hermosas colinas te llevarán en un viaje inolvidable al pasado.

 

4 Oxkintok

Oxkintok la “Ciudad de los Tres Soles Cortantes” es considerada uno de los asentamientos más importantes en la zona y muy probablemente la ciudad más antigua de la región Puuc…
En este increíble lugar puedes encontrar el único laberinto maya todavía en pie en la península de Yucatán, el edificio se llama Tza Tun Tzat (o Satunsat), que significa “lugar para perderse”… y puedes recorrerlo y probar suerte descifrándolo. Seguro pasarás un día inolvidable en medio de la selva yucateca.

 

5 Chacmultún

Chacmultún significa en maya “Montículos de piedra roja” debido al característico color rosado de los bloques labrados que revisten y decoran las fachadas de sus edificios; es una ciudad que estuvo viva durante más de mil años y que ahora muestra sus secretos y su historia a sus visitantes.
Chacmultún es una zona muy interesante, es muy distinta al resto de las ciudades mayas prehispánicas y es muy poco visitada por lo que, lo más seguro es que la tengas para ti y puedas explorarla como los primeros exploradores.

 

share post to: