10 haciendas de Yucatán para revivir la grandeza del Oro Verde

Recientemente nuestros amigos de Matador Network publicaron un interesante artículo acerca de las Haciendas en Yucatán…
Hubo un tiempo en el que las haciendas yucatecas eran nada más (y nada menos), que el hogar de nuestros poderosos terratenientes. Después pasaron a convertirse en sitios de acceso exclusivo para diplomáticos y celebridades y ahora, por suerte para quienes no pertenecemos a estos grupos selectos, la mayoría ha sido transformada en hoteles abiertos para todo aquel que desee conocerlos. La visita a cualquiera de estas diez haciendas te hará vislumbrar un poquito de lo que fue la época del oro verde de nuestro grandioso Yucatán.

1. Temozón

Esta hacienda es una de las más opulentas. Cuenta con helipuerto y ha albergado a Bush y a Shakira, entre otras celebridades. Está en el medio de la jungla y queda a pocos minutos de la zona arqueológica de Uxmal. El mejor plan es visitar las ruinas por la mañana bien temprano, y después compra el day pass del hotel y pasar el día en su hermosa piscina. Quién quita y hasta decides quedarte…

 

2. Xcanantún

Esta hermosa hacienda henequenera del siglo XVIII es atendida por sus propios dueños. Está ubicada a sólo cinco minutitos de Mérida y es ideal para ir a comer o cenar con tu pareja, ya que su restaurante es magnífico. Te recomiendo muy especialmente los ostiones y sus martinis. Si lo que buscas es pasar la noche, el hotel dispone de 18 habitaciones y de un perfecto spa donde se practican antiguas sanaciones mayas. Xcanatún es un lugar para cargar energías, relajarse, dormir mucho y por qué no, ¡soñar!

 

3. Misné

Rodeada por flores tropicales y árboles enormes, la Hacienda Misné se encuentra a sólo quince minutos de la Plaza Grande. Su arquitectura franco-española evoca la grandeza y el romanticismo del Yucatán de antaño. Misné, que en sus inicios fue una hacienda maicero-ganadera, fue también hogar del mundialmente reconocido tenor yucateco Nicolás Urcelay, quien tuvo la oportunidad de llevar nuestra música yucateca hasta la Casa Blanca.

 

Una foto publicada por Hacienda Misné (@haciendamisne) el

4. Ochil

Esta es una hacienda íntima y encantadora, ubicada a sólo 36 kilómetros de la capital. Opera como parador turístico abierto al público. Además de un restaurante casual donde se come muy rico, se encuentra el Museo de las Haciendas Henequeneras, donde se dictan talleres de todo tipo. Otras de las actividades que puedes realizar son: Paseos en truck, visitar la tienda de regalos y nadar en el estanque. Testigo silencioso de la bonanza económica de la que supo gozar Yucatán, y de la debacle henequenera que la sobrevino, la ex hacienda San Pedro Ochil ha resurgido del olvido y del abandono para poder ser disfrutada por todos los yucatecos.

 

Una foto publicada por Dr. Gerardo Muñoz (@mdgera) el

5. San Antonio Millet

Hospedarse en la Hacienda San Antonio Millet es revivir la época de oro de las haciendas henequeneras de Yucatán. Es una residencia de lujo que ofrece al visitante la atmósfera, el ambiente y el servicio proporcionado por auténticas manos mayas. Durante tu estancia vas a poder pasear en los hermosos y amplios jardines, donde vas a convivir con pájaros, venados y faisanes nativos de nuestra tierra. La que fuera hacienda de condes, cuenta hoy con nueve exclusivas habitaciones de super lujo y se encuentra a tan sólo 23 kilómetros de Mérida.

 

Una foto publicada por Tomas De La Fuente (@untomi) el

6. Petac

Petac es el paraíso…pero con mejor servicio. Así es como se describe a esta fabulosa hacienda. Imagina la elegancia de una finca del siglo XVII con los servicios de un hotel internacional de gran categoría y sabrás de qué te hablo. El día empieza con un ligero golpecito en la puerta de tu habitación: ¡Es el café! Y es solo el comienzo, ya que el resto del día te van a llevar aperitivos y bebidas deliciosos allí donde estés, ya sea en el cuarto de juegos, en el gimnasio o en la piscina. La renta semanal incluye el traslado desde el aeropuerto, el uso exclusivo de la hacienda, un tour por la ciudad de Mérida y clases de cocina yucateca.

 

Una foto publicada por Robin Jacobs (@robinljacobs) el

7. Santa Cruz

A solo diez minutos del aeropuerto de Mérida, esta propiedad fue un monasterio de monjes franciscanos y, con el paso del tiempo, se transformó en una hacienda henequenera. Hoy es un encantador hotel boutique. Con sus once habitaciones, su piscina y la chimenea característica de las haciendas de Yucatán, ¡es el lugar soñado para tus vacaciones!

 

8. Santa Rosa

Pasa una tarde descubriendo la vida de la cultura maya, tanto ancestral como contemporánea. Camina por las comunidades que rodean la hacienda y explora los talleres donde mujeres y hombres mayas elaboran y venden sus productos artesanales. Consiéntete con un masaje maya en alguno de los jardines, te aseguro que las masajistas tienen manos mágicas y, además, utilizan sólo productos naturales.

Despierta con el sonido de los pájaros y disfruta de un desayuno en la alberca o terraza con vista al jardín botánico. Santa Rosa, que lleva el nombre del pueblo aledaño, fue propiedad de un noble de la región. Su arquitectura, sus columnas excepcionalmente talladas, sus jardines vistosamente decorados y sus misteriosas fogatas nocturnas harán que te enamores de esta hacienda y ya no quieras volver a casa.

 

9. Tepich

Localizada a 25 minutos del centro de Mérida, esta hacienda es una construcción colonial que data del siglo XVIII. Cuenta con hospedaje y con un restaurante típico de comida rural yucateca basado en su especialidad: la carne de conejo.

 

Una foto publicada por Nini?? (@niniblancog) el

10. San José

Localizada al norte de la Península de Yucatán, esta histórica hacienda fue una plantación henequenera y hoy es un precioso hotel. Si tu presupuesto es corto, puedes bien aprovechar su day pass. Aquí encontrarás caminos con arcos de flores y un ambiente muy romántico y misterioso. Pasa una mañana en la alberca al aire libre, en medio de la vegetación tropical y descansa bajo el sol en una hamaca, ¿qué mejor plan?

 

share post to: