10 cosas que necesitas saber antes de mudarte a Yucatán

1.- Aquí siempre es verano, el calor es un estado constante y tu guardarropa lo debe saber.

A quien madruga Dios ayuda #6am ? #earlyBird#goodmorning

Una foto publicada por Share A Secret (@shareasecretmag) el

 

2.- Si un amigo yucateco dice “ Vamos por 2 “ , podrías pensar que es una salida simple después de la oficina y nada mas, la verdad es que en Yucatán esas 2 se convierten en 4 y luego en 6 y así sucesivamente.

Una foto publicada por Luis Rivas (@lurrivas) el

 

3.- Jamás uses sandalias con calcetines…sabemos que hay calor pero en verdad no lo hagas.

Una foto publicada por Claugiann (@claugiann) el

 

4.- Tarde o temprano necesitaras un aire acondicionado. Sí claro, los primeros días de diciembre sentirás un airecito rico, pero créeme, te acordaras de nuestro consejo en mayo.

Una foto publicada por @nastie_ el

 

5.- Si alguien te pide que “aceches” en un lugar, no te preocupes no es una misión imposible, simplemente quieren que des un vistazo .

Una foto publicada por GabRieLa☆★ (@gvondrateln) el

 

6.- La verde Siempre pica.. Así de fácil, el 90% de las salsas verdes en los restaurantes están hechas con puro chile habanero, generalmente sin otro ingrediente mas que el fuego maya.

Una foto publicada por Los Maderos (@pidetacoslosmaderos) el

 

7.- Las primeras veces te confundirás pero “Prestar” es un verbo que debes dominar, el significado es diferente a lo que piensas.

“-¿Te acuerdas de aquellos doscientos pesos que te presté?- Tómalos”

Una foto publicada por Visit Yucatan (@yucatanturismo) el

 

8.- Nuestro invierno de 20 grados, puede tener mucha humedad que se mete por la ropa, prepárate para la “Heladez”.

Una foto publicada por Donia Way (@donia_way) el

 

9.- Tenemos colores propios que ningún diseñador o pintor fuera de Yucatán podría entender: “Azul Pavo” es como el Azul marino pero mas fuerte… ¿comprendes?

Una foto publicada por John Olarte (@olarjohn) el

 

10.- Aquí no nos gustan los “Hoch’obes” Es decir los que vienen a casa a comer sin invitación.