Reserva Biocultural Kihuic …Ejemplo de amor por la historia y la naturaleza

No está abierta al público como hotel y para ir necesitas  una invitación o reservar en grupos de al menos quince personas, pero si quieres vivir una aventura inolvidable y eres amante de la naturaleza y sus maravillas no puedes dejar de conocer este lugar; su nombre lo dice todo:  Kaxil Kiuic (kax -selva, il- de y kiuic – lugar de reunión- lugar de reunión en la selva.)

John Lloyd Stephens y Frederick Catherwood exploraron la zona e ilustraron los ancestrales vestigios mayas de Kiuic en 1840… Sus impresiones e ilustraciones se encuentran publicadas en el célebre libro Incidentes de Viaje en Yucatán.

En Kiuic hay cabañas con hamacas, una cocina-comedor de paja y una palapa grande y abierta que funciona como salón de clase…. Las instalaciones (la energía se obtiene de placas solares) reflejan un profundo amor por la ecología y compromiso con el entorno de la asociación Kaxil Kiuic, A.C. Encargada del lugar.

Las metas de esta asociación civil, conformada por estadounidenses y mexicanos así como el Millsaps College de Mississippi (En estrecha colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia) persigue la preservación y conservación de la biodiversidad, la cultura Maya Yucateca y los sitios arqueológicos ubicados en el Distrito de Bolonchen en la región Puuc del estado de Yucatán.

Hay mucho que preservar; los recursos culturales,  arqueológicos, históricos y naturales dentro de la reserva son abundantes: Mil 650 hectáreas de selva tropical, fauna y flora abundante y diversa así como una de las más importantes zonas arqueológicas en el estado (Estuvo habitada desde 600 a.C. hasta d.C. 1000 y se extendió sobre varios kilómetros a la redonda).

“La Reserva fue creada a través de la compra de varias parcelas que habían conformado originalmente un solo predio. Una de las razones de que la selva de Kiuic está tan bien conservada hoy es porque la tierra perteneció a una sola familia desde, cuándo menos, finales del siglo XVIII“, explica la página Web de la Reserva.

En este auténtico paraíso puedes observar al mítico Jaguar, Pumas, Jabalí de Labios, Coatí, Temazate y cola blanca, así como de varias especies de aves (Más del 20% de las especies conocidas de la península) Además es  santuario para mamíferos menores, reptiles y muchas clases de insectos.

Si viajas a Yucatán no pierdas la oportunidad de visitar este increíble lugar ya que “Conocer al mundo de los Mayas de ayer y hoy no solo es una experiencia relevante, sino también es una oportunidad de aprender algo acerca de nosotros mismos y de nuestro potencial para el futuro”. Para mayor información

share post to: