La Zarigüeya… Un habitante de Yucatán que debemos cuidar

Si vives en Yucatán o vienes a visitarnos, es muy probable que te encuentres con uno de estos simpáticos habitantes de la península… se trata del tlacuache o zarigüeya que aunque no siempre es bien comprendido, ha sabido arreglárselas muy bien para sobrevivir a la invasión humana

Una foto publicada por Israel Labougle (@israel_labougle) el

Es conocido en Yucatán como “Zorro” aunque no es ni lejanamente uno de ellos; es un marsupial y es un omnívoro que se alimenta de cualquier cosa, desde frutos o insectos hasta desperdicios, pasando por pequeños reptiles y anfibios, huevos y gallinas de tamaño regular. Con frecuencia se le ve en las ciudades, adapta sus madrigueras en las ramas huecas de los árboles, en troncos caídos y en túneles abandonados por otros animales

 

Una especie en Riesgo

 

Una foto publicada por Leo Martínez (@mandrileo) el

Muchas veces se le ataca ya que se le confunde con la rata y se piensa (de manera equivocada) que podría transmitir enfermedades o ser agresivo), pero la zarigüeya es un animal muy diferente: tiene un hocico largo y puntiagudo provisto de una hilera de afilados dientes y fuertes colmillos, y al final, termina en una nariz lampiña rodeada de largos bigotes; sus orejas son pequeñas, redondeas y calvas, al igual que la cola, que casi siempre es prensil y más larga que el cuerpo y la utiliza para colgarse cabeza abajo; su pelaje tiene un color que va del pardo rojizo al blanco grisáceo dependiendo de la especie.

Los enemigos naturales de la zarigüeya son algunas aves de rapiña, los felinos y los perros, pero el tlacuache es muy astuto y tiene un original mecanismo de defensa… cuando siente que ya no tiene escapatoria ante el peligro, se deja caer sobre su cuerpo, pone los ojos en blanco, contrae los labios y cuelga la lengua como si en realidad estuviera muerto; es una excelente treta ya que aprovecha la sorpresa de sus enemigos, al ver que se muere tan rápido, para emprender su carrera de escape.

 

¿Qué hace tan única a la Zarigüeya?

Una foto publicada por Ireri Gonzalez (@ireripanques) el

La Zarigüeya o  tlacuache es el único marsupial mexicano, bajo el vientre tiene una pequeña bolsa, de unos diez centímetros de longitud, recubierta de pelo suave y fino por dentro; sirve para proteger y guardar a sus crías que cuando nacen no están totalmente desarrolladas. La zarigüeya no ha sufrido variaciones desde que apareció en nuestro planeta hace aproximadamente sesenta millones de años. Este simpático animalito, que no representa ningún riesgo para los humanos, fue el primer mamífero mexicano que viajó a Europa oculto en los barcos que transportaban frutos desde el Nuevo Mundo.

 Un habitante de Yucatán que merece nuestro cuidado

 

Una foto publicada por El Ress (@elress) el

Post Relacionado Reserva biocultural Kihuic… Ejemplo de amor por la historia y la naturaleza

La zarigüeya es una merecedora habitante de la península de Yucatán que ayuda a mantener el equilibrio ecológico en nuestro estado ya que puede alimentarse de serpientes, potencialmente peligrosas y de otras especies dañinas para el ser humano. Así que ya sabes, si tienes la suerte de ver uno por la calle o la carretera, no le hagas daño… es una especie que merece ser preservada para que no sea , tristemente, sólo una leyenda para las futuras generaciones.