Bienvenido a Yucatán… un retrato de la vida en esta tierra

Cada vez son más las personas, de orígenes distintos, que deciden quedarse a vivir en Yucatán; historias de amor, esperanza y de búsqueda que tienen como escenario esta tierra hospitalaria donde encuentran cobijo y donde son siempre bien recibidos. Una muestra del carácter generoso y amable de los yucatecos es la página de Facebook Bienvenido a Yucatán; una colección de rostros e historias que narra el día a día de quienes tienen la fortuna de vivir aquí en sus propias voces, en primera persona, y a través de la lente del fotógrafo Kevin Arditti.

“Llegue de visita a Mérida a ver al amor de mi vida, veras yo la conocí en la Paz cuando ella tenía 21 años y yo 23, ella había ido a estudiar para maestra pero cuando terminó la carrera se regresó a los Mochis, Sinaloa. Entonces yo trataba de ir a los Mochis a verla y recuerdo que le decía: Mira mi niña quédate conmigo tu eres el amor de mi vida, pero por la distancia y otras cosas tuvimos que cortar aunque antes de regresar a la Paz le dije: Tu y yo algún día nos vamos a volver a juntar y nos vamos a casar y pues ya vez nos volvimos a encontrar muchos años más tardes ella estaba divorciada y yo también y que te digo … se cumplió la promesa y ella es mi esposa ahora jeje…”, cuenta Rafael, quien toca el serrucho frente a la Catedral de San Ildefoso en Mérida.

Las historias continúan mientras Liss Parker narra la suya: “Llevo 3 meses en la ciudad, soy de Puerto Vallarta, vine a vivir a Mérida porque mi esposo es Músico y aquí consiguió trabajo… Lo más difícil de estar casada es el tiempo que tienen que invertir en practicar, mucho tiempo estudiando o en los grupos pero es una gran satisfacción verlo tocar y que se dedique a lo que le gusta”.

Pero no son sólo mexicanos quienes deciden radicar en Yucatán; más de una persona ha venido de visita, sólo para enamorarse del lugar:  “Soy de Inglaterra, soy diseñadora pero vine a México como profesora de Inglés, pienso quedarme un año aunque me gustaría mucho quedarme aquí en México, de Yucatán he aprendido mucho de la gente, la comida es muy diferente a la que hay en Inglaterra y el clima es totalmente contrario al que estoy acostumbrada, pero me ha gustado mucho vivir aquí…”

“Soy de Seattle, esta es mi segunda vez en México pero es la primera vez que vengo a Mérida… Decidí venir a propósito en estas fechas para vivir la experiencia del Hanal Pixán… Es mi primer ¡Día de muertos y lo estoy disfrutando al máximo!” “Lo que más me ha gustado de México es su cultura y sin dudas su comida” Nos cuenta Susan Poznyansky alegre detrás de su maquillaje de Hanal Pixán.

Las historias son muchas, transcurren una detrás de la otra conforme avanzas entre los cientos de rostros capturados por la cámara de Kevin, como la de Tomás, quien es uno de los dueños de La Musa que se encuentra en Paseo de Montejo: “En Francia deje los estudios a los 17 para dedicarme a viajar, trabajaba en restaurantes, haciendo de todo, lavando platos, ayudando en la cocina…en uno de mis viajes quería recorrer Sudamérica, pasar por México y llegar a estados unidos…pero me quede sin efectivo durante el viaje quedándome en panamá de ahí Viaje a Aguascalientes tengo un amigo Francés que me invito a visitarlo, estuve trabajando ahí en restaurantes y cafeterías hasta que conocí a la que ahora es mi socia en “La musa”, yo me regreso a Francia después de 7 meses en México, y ella va a visitarme ahí tenemos la idea de abrir un Café y empezamos a buscar la “ciudad adecuada para abrirlo, llegamos a Mérida en Septiembre, me puse a trabajar en un Hotel de Paseo de Montejo para ir conociendo la ciudad, y nos encantó así que decidimos abrir el Café en Paseo de Montejo llevamos 2 meses de haber abierto.

“Llegué a Mérida hace algunos años yo vengo de Cuba, ahora estoy trabajando y ahorrando para poder sacar a mi hijo y su familia para que estén conmigo…” Nos revela alguien más y sus relatos invitan a sumarnos y decir: ¡Bienvenido a Yucatán!

Pero también los yucatecos como Don Lázaro hablan de sí y al mismo tiempo hablan por todos  “Llevo 57 años tocando trova, la trova necesita seguir viviendo, las canciones hay que reservarlas, está bien tener lo moderno pero… ¿tú te imaginas querer enamorar a una linda muchacha con canciones de reggaeton?”. Bienvenido a Yucatán es una serie de retratos que terminan por ser parte de un conjunto, un retrato aún mayor: El de Yucatán, su gente  y lo que significa vivir en este rincón afortunado del mundo.

 

share post to: